Friday, July 14, 2017

Yacimientos de litio boliviano

Una nueva empresa pública nacional y estratégica ha sido creada y puesta en movimiento de manera oficial a través del Decreto Supremo Reglamentario 3227, se trata de Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB), cuyo flamante gerente ejecutivo es Juan Carlos Montenegro, posesionado por el Ministro de Energía, Rafael Alarcón. Sucedió el pasado día 5 del mes en curso.

Hasta la posesión del nuevo ejecutivo la dependencia funcionaba como la Gerencia Nacional de Recursos Evaporíticos que estaba a cargo de Luis Alberto Echazú desde el año 2008, cuando comenzó el proyecto del litio en el salar de Uyuni en el departamento de Potosí. Echazú fue promovido recientemente a un cargo de viceministro y la creación de YLB tienen a su representante directo que deberá continuar con los fines del proyecto, dirigidos a la industrialización del litio.

Juan Carlos Montenegro agradeció la confianza en su persona para dirigir y continuar los planes definidos de lo que en adelante funcionará como empresa estratégica cuya meta será la industrialización de nuestros recursos evaporíticos. Mencionó que "se trata de un desafío personal y un reto que tiene el Gobierno para alcanzar la exportación industrial de la riqueza del salar".

El ministro de Energía, puntualizó que fue una decisión del Primer Mandatario para impulsar de manera decidida la consolidación del proyecto de industrialización del litio, aparentemente tomando en cuenta que hay un rezago que debe eliminarse, con relación a los proyectos que en materia de litio están desarrollando nuestros vecinos más próximos, el caso de Chile y Argentina.

No se dieron mayores explicaciones sobre la necesidad de crear una empresa separada, en este caso de la Comibol y que funcionará bajo determinadas reglas que seguramente se aplicarán en base a un reglamento que le permita el desarrollo de los programas definidos para avanzar en una fase más operativa e independiente de lo que estaba sucediendo al presente, con funcionalidad de "proyectos pilotos", la participación de algunas empresas técnicas extranjeras y el trabajo de profesionales bolivianos. En todo caso algunos lineamientos deberán definirse en el nuevo esquema, dentro de ciertos límites, pero al mismo tiempo en el marco de metas y objetivos que no pueden demorarse indefinidamente.

El tiempo pasa inexorablemente y la inversión en el proyecto se ha multiplicado en función a los permanentes requerimientos del proyecto, aunque de manera oficial no se conoce una cifra total de todo lo que implica el proyecto del litio en el salar de Uyuni. Se espera que justamente a partir de una administración renovada en la empresa YLB se conozcan informes detallados de todo el proceso de avance en más de una "operación piloto" que se supone se han cumplido, aunque no se han revelado los resultados de las actividades cumplidas y los avances adquiridos en función de operabilidad y rendimiento en el uso de la rica materia prima del inmenso reservorio de litio en el Salar de Uyuni.

Un detalle importante es señalar que se ha previsto vender 30 mil toneladas métricas de carbonato de litio anualmente y si ya estuviera en pleno funcionamiento nuestra planta productora, estaríamos esperando un ingreso de por lo menos 750 millones de dólares este año. Pero en la realidad se anunció para abril pasado definir capacidad y costos de construcción de la nueva planta, en tanto estamos soñando maravillas.

No comments:

Post a Comment